El pelo graso ya no es un problema

Usar productos adecuados y hacerse masajes al menos dos veces al mes, son parte de los consejos que entregan los expertos para mantener la cabellera sana, pese al exceso de grasitud.
Para tener un cabello fuerte y sano no sólo es necesario preocuparse de la alimentación y de la calidad de vida, sino también utilizar los productos adecuados, que lo mantengan limpio e hidratado. Pero, atención: no basta con aplicarse lo último que existe en el mercado, sino tener claro que los resultados dependerán del tipo de pelo, más bien de la grasitud del cuero cabelludo, que está determinada por diversos factores.

Según los expertos, la mayoría de las chilenas cree tener el pelo graso. ¿Cómo se reconoce? Porque luce aplastado, sin cuerpo, alicaído, pierde su color natural, parece "pegoteado" y sin brillo, y hasta tiene olor a sucio. No obstante, a pesar de estos calificativos tan desafortunados, prácticamente el 80% de ellas desconoce que el origen de su problema radica a menudo en la mala alimentación (exceso de comida grasosa), los malos lavados y el uso de productos inadecuados, que a la larga producen saturación.

Por ello, lo primordial es separar las características del cuero cabelludo y del pelo, pues son estructuras distintas. El primero corresponde a piel que se regenera cada 28 días; está compuesto por una mezcla básica de grasa y agua, que forma una película capilar protectora de la intemperie, los agentes externos y microorganismos. El cabello, en tanto, suele mantener sus características sin cambios, .

Tratamiento
Una vez diferenciadas ambas zonas se puede tratar el cuero cabelludo graso, independientemente de si el cabello es seco o sensible de la mitad de la cabeza hacia abajo.

Una persona sufre de cuero cabelludo graso cuando se lava el pelo a las 8 de la mañana, y a las pocas horas lo tiene sucio, en especial en la zona que va de la raíz hasta unos 5 a 10 cms más abajo,
Para los casos extremos, el mercado cuenta con productos cosméticos especiales que regulan la producción sebácea. Si no dan un resultado 100% satisfactorio, se debe recurrir a un médico dermatólogo, ya que podría tratarse de un problema hormonal.


Ahora, quienes tienen cuero cabelludo graso pueden lavarse el pelo a diario (si lo desean, pero no es lo más recomendable), con un producto que regule la secreción, a través de un masaje suave con la yema de los dedos, en forma circular, que limpie y no implique rascar el casco. Tampoco se recomienda el uso de agua demasiado caliente, ya que puede incentivar la producción de grasa.

Un buen consejo es, en cada lavado, utilizar primero un champú para pelo graso y lavar con agua caliente, para retirar el exceso de grasitud; y luego aplicar otro más ácido (de limón o pomelo), para limpiar e higienizar el cabello. También puede alternarse el champú para pelo graso con otro neutro durante la semana, a fin de dejar "descansar'' el cabello. Lo ideal, es lavarlo tres veces por semana.

Son útiles, además, las lociones formuladas especialmente para cueros cabelludos grasosentrentras que los acondicionadores "sólo deben aplicarse desde la mitad de la cabeza hacia las puntas del pelo, nunca en la zona de la raíz",. Se dejan en la zona por un par de minutos y luego se enjuaga.

En el caso de los cueros cabelludos grasos que además sufren de caspa, se recomienda primero tratar con un producto para la grasa, pues la descamación puede ser producto de un resecamiento. Si no es así, se debe tratar cada problema en forma separada.

Masajes caseros
Como en todo tipo de cabello, los que sufren de exceso de grasitud también necesitan de un masaje -al menos dos veces al mes, con productos especiales para tratarlos. Si no se tienen los medios como para ir a una peluquería,

Bata dos a tres limones en la licuadora (también puede ser un pomelo) y coloque ese zumo sobre el pelo sucio, en especial en la zona del casco, masajeando en forma circular. Luego, envuelva la cabeza con papel Alusa Plus por 20 minutos. Finalmente, lave el pelo y realice el último enjuague con agua fría para las puntas.

Para el combate del pelo graso también puede ayudar una antigua receta, que consiste en colocar una taza (de café) de vinagre blanco o de manzana en el último enjuague, y masajear con la yema de los dedos. Si queda olor, se debe repetir el enjuague. Puede hacerse una vez al mes.

No olvide que ...
Tomar abundante agua (al menos ocho vasos al día) es lo mejor para tener tanto el cabello como la piel sana y reluciente. Lo segundo es consumir verduras y frutas al menos dos veces al día, en especial las cítricas.

Las personas con pelo graso nunca deben hacerse masajes con yema de huevo. Las lacas, geles o mousses se permiten sólo en las versiones más suaves (no las fuertes o extrafuertes), en mínima cantidad, no todos los días y evitándolas en la zona del casco.

Las ondulaciones y tintes tienden a resecar el pelo, por lo cual no debieran perjudicar a las personas con pelo graso, siempre que éstas se preocupen por mantener el buen estado del cabello.

Una vez lavado, lo ideal es secarse el pelo con la toalla y, ojalá, dejar que se termine de secar a temperatura ambiente. Si hay que usar secador, lo mejor para el pelo graso es usar el aire tibio en la raíz y luego el aire caliente a distancia.

Dra. Patricia Cerda